Asociación Comerciantes de Durangaldea

LIBERALIZAZIÓN DE HORARIOS

11/07/2014

GOBIERNO CENTRAL Y VASCO FUERZAN LA LIBERALIZAZIÓN QUE ACABARÁ CON EL COMERCIO TRADICIONAL
Gobierno vasco reconoce que las llamadas zonas turísticas solo producirán cambios en los flujos internos económicos, sociales y territoriales
El Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, donde se incluyeron las denominadas medidas de liberalización comercial y de fomento de la internacionalización empresarial, fue una de esas normativas con las que el Gobierno de España pretende entrometerse en las competencias de las comunidades autónomas y en nuestro caso del gobierno vasco.
Preocupa a los representantes del comercio vasco, agrupados en Euskaldendak, la liberalización total de horarios que pretende implantar el Ministerio de Industria con la pasividad del gobierno vasco. Pasividad agravada con el hecho de que el gobierno vasco no lo haya recurrido en defensa de sus competencias, junto a otros puntos de este mismo Real Decreto Ley y La Ley de Garantía de Unidad de Mercado, contra las cuales si presentó recurso.
Siguiendo las pautas neoliberales establecidas por el Gobierno de España, el gobierno vasco está elaborando la cuarta modificación de la Ley 7/1994 de la Actividad Comercial donde se posibilita a los ayuntamientos, que se encuentren en ciertas circunstancias, a solicitar al gobierno vasco la denominación de su municipio como Zona de Gran Afluencia Turística, y por lo tanto, lo que supone la libertad de horarios y días de apertura para las empresas comerciales.
Esta vez la razón ha sido el turismo, pero desde Euskaldendak y un amplio grupo de agentes sociales, sabemos bien que es otra excusa más con el fin de abrir vía libre a los grandes establecimientos comerciales y las grandes firmas para que campen a sus anchas en un país desregulado.
Por ello, Euskaldendak presentó alegaciones a esta modificación de la Ley por los siguientes motivos:
- Está diseñada a favor de las grandes superficies y grandes marcas, y perjudica claramente a los pequeños comercios. Con la ley actual, se permite abrir todos los domingos y festivos a aquellos establecimientos que tienen menos de 150 metros cuadrados. Sirva como ejemplo, que aprovechando esta oportunidad, se ha aprobado como zona turística El Corte Inglés de Gijón sito en una zona tan turística como un acceso de autopista de extrarradio.
- No aumenta el gasto, sino que se distribuye de otra manera, y favorecería la compra en fines de semana en las grandes superficies.
- No se aumenta el gasto sino que este se escapa de los pueblos hacia los centros comerciales y grandes superficies de las capitales, reconociendo por el propio gobierno que supondrá una pérdida de 3.433 empleos fuera de las capitales. Así, por cada puesto de trabajo que se pueda crear nuevo en las capitales se destruirá 1,2 puestos en los pueblos en una clara contradicción con los planes de autoempleo promovidos por este gobierno.
- Cierre y pérdida de empleo en pequeños comercios, y peores condiciones de trabajo (conciliación laboral, reducción de salarios,…).
- Perjudica a los municipios más pequeños y las zonas menos céntricas. En los últimos años se ha trabajado para que en Euskadi tengamos una oferta comercial equilibrada, y no centralizada en capitales. Con la liberalización, volveríamos a centralizar la venta en los grandes establecimientos de las capitales.
- Se producirá un cambio en los hábitos de compra y en el modelo de sociedad.
- Todo ello está refrendado por un estudio del propio departamento de comercio que adjuntamos
- Nos oponemos rotundamente a este plan del gobierno con el que pretende perjudicar a una parte del comercio para beneficiar a los grandes lobby que ni siquiera tributan en Euskadi.
Por tal razón, desde Euskaldendak solicitamos al Gobierno Vasco que tenga en cuenta todos estos aspectos, no modifique la ley actual de comercio y recurra las leyes que están diseñando desde Madrid, las cuales están eliminando las competencias que tenemos para regular la distribución comercial y otros muchos temas que repercuten en el bienestar de la mayoría de la sociedad.